¿Qué pasa con nuestro cerebro cuando siente ansiedad?

estres2
Esa sensación de mareos en el estómago, el sentido de dispersión de la conciencia que se tiene sobre todo lo que sucede a nuestro alrededor, el temor y la sensación de miedo y pánico, eso es ansiedad. Antes de que el cuerpo sienta los efectos, nuestro cerebro ya está trabajando.

Varias partes del cerebro son actores claves en la producción de miedo y ansiedad, los científicos han descubierto que la amígdala y el hipocampo juegan papeles preponderantes en la mayoría de los trastornos de ansiedad, puede leer un articulo relacionado a los trastornos de ansiedad ahi vas a encontrar muchos consejos relacionados a la ansiedad.

La amígdala. es una estructura en forma de almendra profunda en el cerebro, es la encargada de detectar el miedo y la predisposición para “luchar o huir”. Es el centro integrador de las emociones, el comportamiento, y la motivación.

La amígdala es la responsable de la percepción de las emociones (ira, miedo, tristeza, etc.), y de estar alerta ante la agresión o el peligro. Se encarga de almacenar recuerdos de acontecimientos y emociones, de tal manera que se puedan reconocer eventos similares en el futuro.

Por ejemplo, si ha sido mordido por un perro, entonces la amígdala procesa ese evento lo guarda en la memoria y lo mantiene en estado de alerta con respecto a tener miedo a los perros.

El hipocampo es la parte del cerebro que codifica los eventos vividos de peligro en recuerdos. Estudios han demostrado que el hipocampo parece ser más pequeño en personas que fueron víctimas de abuso sexual infantil, y en personas que han estado en la guerra. La investigación ha mostrado que las causas de esta reducción en el tamaño afectan, los déficit en la memoria explícita, y los recuerdos fragmentados de eventos traumáticos, que son comunes en pacientes con trastorno de estrés postraumático.

El sentimiento de ansiedad es parte de la respuesta de su cuerpo al estrés. Se dispara la respuesta de “lucha o huida”, el sistema circulatorio se inunda de norepinefrina y cortisol. Ambos están diseñados para darle impulso a la percepción, se activan los reflejos y la velocidad de reacción en situaciones peligrosas. Aumentan la frecuencia cardíaca, los músculos obtienen más sangre para reaccionar, hay más aire en los pulmones, Estamos listos para responder a cualquier amenaza. El cuerpo centra su atención en la supervivencia. Lo ideal sería que todo se apague cuando la amenaza desaparezca y el cuerpo vuelva a su estado normal.

laistersl